Santana, Reserva de la Biosfera de la UNESCO

En junio de 2011, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, Ciencia y Cultura (UNESCO) añadió a Santana a la Red Mundial de Reservas de la Biosfera de la UNESCO, junto a 18 sitios más -la Red Mundial se compone ahora de 580 reservas situadas en 114 países-. Se trata de la primera reserva del archipiélago de la Isla Madeira y Porto Santo.

El Consejo Internacional de Coordinación del Programa sobre el Hombre y la Biosfera de la UNESCO llegó a la conclusión de que Santana reunía las condiciones esenciales para ser declarada Reserva Mundial de la Biosfera, sobre todo, la buena relación entre el hombre y su entorno natural.

La agricultura domina la vida de la población que vive en el lugar, la reserva posee una flora y fauna extremadamente ricas, un importante número de especies endémicas, ecosistemas marinos y costeros, vegetación de altitud y bosques de Laurisilva. En conclusión, en la Reserva de Santana están representadas las principales unidades biológicas de la isla.

El objetivo del Programa sobre el Hombre y la Biosfera (MAB) -que existe desde hace 40 años- es hacer de estas reservas de la biosfera lugares donde se utilicen de forma racional y sostenible los recursos naturales de la biosfera, además de mejorar las relaciones entre las personas y el medioambiente. En estas reservas, las comunidades locales participan de una forma activa en las actividades de gestión, investigación y educación que permiten la conservación de la diversidad biológica y contribuyen al desarrollo económico.

Reservas Naturales de Madeira

La Reserva de la Biosfera se corresponde con toda el área del ayuntamiento de Santana, e incluye el área marina adyacente. Aunque un porcentaje significativo del área del municipio ya poseía el estatuto de Reserva Natural, como es el caso del sitio de Rocha do Navío (Area Marina Protegida y Sitio de la Red Natura 2000), el Macizo Montañoso Central (Sitio de la Red Natura 2000) y los bosques de Laurisilva (Sitio de la Red Natura 2000 y Patrimonio Natural Mundial de la UNESCO). Y estas áreas se corresponden con las zonas núcleo de la reserva aprobada. Por tanto, el nuevo galardón contribuye aún más para conservar de forma sostenible estos ecosistemas naturales. De esta forma, Portugal pasa a tener 6 Reservas de la Biosfera, tres de las cuales se encuentran en las Azores.

Reserva Natural Rocha do Navío

Es una reserva marina delimitada por la Ponta do Clérigo al este y por la Ponta de São Jorge al oeste. Incluye también los islotes: Ilhéu da Rocha das Vinhas y el Ilhéu da Viúva -con especies características del litoral de Madeira-. Posee una gran diversidad de hábitats naturales y una flora marina abundante. Destacan los acantilados con flora endémica de Macaronesia. Está integrada en la Red Natura 2000.

El acceso a la Reserva Natural Rocha do Navío se realiza a través del Miradouro da Rocha do Navío por una vereda o por el teleférico. En la Fajã hay una Estación de Observación y vigilancia, y un espacio de exposiciones para la educación ambiental.

Múltiples tonalidades de verde del bosque de Laurisilva, Patrimonio Mundial de la humanidad por la UNESCO. Foto de erik's fotosite.El Bosque de Laurisilva, Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO

El Parque Forestal de las Queimadas se encuentra en la costa este del municipio de Santana, y contiene una zona importante de bosque de Laurisilva, conjunto de vegetación endémica de Madeira, considerado Patrimonio Mundial Natural por la UNESCO. Es una auténtica maravilla natural con una increíble biodiversidad de especies endémicas de flora y fauna: especies de avifauna autóctona como la paloma torcaz, el ratonero común de Madeira, el pinzón común o el reyezuelo listado de Madeira…y raras especies arbóreas y herbáceas como el tilo, el cedro de Madeira, los brezos centenarios, el cedro japonés, las hayas europeas, entre otros que pueden contemplarse a lo largo de la ruta de senderismo (levada de Caldeirão Verde).

En el Parque Forestal de Queimadas está el refugio de Queimadas, que tiene las mismas características que las casas típicas de Santana como el impresionante techo de paja, donde viven los guardas florestales.

Cerca del Parque de Queimadas hay una pequeña población llamada Achada do Marques, cuyo paisaje fue declarado Paisaje Protegido, caracterizado por las terrazas agrícolas tradicionales y los pajares de piedra.

Casas típicas de Santana

En el Rancho Madeirense se encuentran las casas típicas de Santana, las Palhoças, que también forman parte del Patrimonio de Santana. O sea, que si deciden descubrir algunas de las zonas declaradas Reserva Mundial de la Biosfera, no dejen de ir a visitar las magníficas y coloridas “casinhas de Santana”, con sus fachadas triangulares y sus techos de paja.

Levadas, rutas de senderismo

Las levadas son canales por donde se transportaba agua desde las altas montañas de la Isla de Madeira a los terrenos agrícolas. Pero su papel es importante, no sólo por constituir un recurso hídrico importante, sino porque son rutas ineludibles de turismo de naturaleza.

Las famosas casas de Santana, las Palhoças, que forman parte del patrimonio arquitectónico de Santana.

La Levada do Caldeirão Verde es una ruta de senderismo que comienza en el Parque Forestal de las Queimadas, y que discurre a lo largo de la meseta del Caldeirão Verde. A través de esta levada se puede acceder al profundo valle de la Riberira de São Jorge, y el visitante puede tener una visión espectacular del interior de la isla. Es una auténtica obra de arte construida en el siglo XVIII, ya que atraviesa escarpadas montañas y excava túneles en la roca.

La ruta puede continuar por la Levada de Caldeirão do Inferno, poco después de finalizar la levada do Caldeirão Verde. En cuanto a la Levada Velha, tienen que ir hasta Ribeiro Frío.

Con este galardón, Santana ve reconocida mundialmente la diversidad de su patrimonio. Es también un premio a los habitantes por promover el desarrollo económico y social, y conservar su riqueza natural.

Artículo realizado para www.islamadeira.es, por Hyrene Koponen.

Comparte Madeira !