Jardín Botánico de Madeira

El Jardín Botánico de Madeira con vistas a Funchal

El Jardín Botánico de Madeira es una joya floral que se encuentra en las colinas de Funchal, un auténtico mirador con vistas al Valle de la Ribeira de João Gomes, a la capital de Madeira y al Atlántico. Se encuentra a solo 3 kilómetros del centro de la ciudad y, aunque se puede ir en coche o en autobus, es recomendable ir en teleférico, puesto que el viaje es una experiencia en sí misma, con vistas espectaculares la bahía de Funchal, de las colinas que la rodean y del Atlántico.

El Jardín Botánico de Madeira, situado en la antigua Quinta do Bom Sucesso, ofrece al visitante una ventana extraordinaria a la flora del archipiélago de Madeira y Porto Santo y de otros lugares del mundo.

Cómo llegar al Jardín Botánico de Madeira

En coche o en autobus

Para llegar al Jardín Botánico de Madeira, se puede ir en coche, en el bus 31 o taxi. Está a 3,9 kilómetros por la Vía Rápida VR1. Hay que tomar la salida 13.

En teleférico. Teleférico de Funchal a Monte

El teleférico de Funchal a Monte. Magníficas panorámicas de la ciudad

Lo más recomendable es ir al Jardín Botánico de Madeira en teleférico por las vistas espectaculares que ofrece y por la experiencia de subir en él. El teleférico de Funchal o Cable Car se encuentra en el centro de la ciudad, más concretamente en el Parque Almirante Reis, al lado del Museo de la Energía y del paseo marítimo. 

Tarda apenas 15 minutos en llegar a la población de Monte (desde donde salen los carros de cesto, y donde se encuentra otro jardín: el Jardín Tropical de Monte Palace), salvando un desnivel de 560 metros de altura. Se desplaza muy lentamente (a tan solo 5 metros por segundo) y las cabinas tienen una capacidad para 7 personas, por lo que es apto incluso para la gente que tiene vértigo. Los tickets del teleférico de Funchal se compran en la propia entrada del edificio de cristal desde donde parten las cabinas.

Teleférico al Jardín Botánico de Madeira

El Teleférico del Jardín Botánico de Madeira está en Monte. Hay que bajar unas escaleras para llegar a las cabinas, algo más pequeñas que las del teleférico de Funchal. Tarda unos 7 minutos en llegar al Jardín Botánico de Madeira sobrevolando el Valle de la Ribeira de João Gomes, con vistas fantásticas a bosques frondosos, un viaducto y el Atlántico.

El teleférico del Jardín Botánico de Madeira

Comprar ticket para el teleférico del Jardín Botánico de Madeira

Aquí puede comprar el ticket para el teleférico del Jardín Botánico de Madeira. Solo tiene que pinchar en la siguiente foto:

Historia del Jardín Botánico de Madeira

El Jardín Botánico de Madeira nació con la finalidad de preservar las especies de la flora del archipiélago de Madeira y Porto Santo, y de introducir especies exóticas. El clima templado de Madeira, propicio para el crecimiento de numerosas especies vegetales de diferentes lugares del mundo, impulsó la idea de crear un jardín botánico en la isla ya en el siglo XVIII, apoyada por naturalistas y botánicos en el siglo XIX. El Jardín Botánico de Madeira fue en su origen el jardín privado de la Quinta do Bom Sucesso, una mansión perteneciente a la familia Reid desde el siglo XIX, adquirida a mediados del siglo XX por el gobierno de Madeira para albergar el Jardín Botánico de Madeira. 

La Quinta do Bom Sucesso está situada entre los 200 y los 350 metros de altitud y posee un área de 10 hectáreas, además de la mansión de los Reid, donde se instaló la sede del Jardín Botánico de Madeira. En 1997 se extendió para acoger nuevas especies de árboles, arbustos y flores, y se construyó un mirador y un anfiteatro.

En la actualidad, el Jardín Botánico de Madeira es una de las visitas preferidas de los visitantes que vienen a pasar sus vacaciones en Madeira, ya que pueden pasar horas visitando el jardín, disfrutando de la riqueza de la flora del archipiélago y de las especies exóticas, así como de los paseos y miradores. Alberga más de 2500 plantas de los 5 continentes en 5 zonas diferentes: el arboreto, las suculentas, las tropicales, las agroindustriales, las aromáticas y las medicinales.

Flores del Jardín Botánico de Funchal

Visita al Jardín Botánico de Madeira

La zona de los cactus y suculentas es espectacular, con parterres coloridos, paraíso para los amantes de estas plantas. Muy cerca hay una construcción típica imitando a las casas de Santana con sus grandes tejados de paja a dos aguas, parades blancas, puertas rojas y ventanas azules. Otra visita muy recomendable en la isla de Madeira. 

En la zona central del jardín botánico encontramos vegetación de altitud, típica de las zonas de la isla que se encuentran entre los 1330 y los 1500 metros, en la que dominan los brezos (Erico arborea). Después hay otra zona llena de palmeras y cicadáceas situada junto al anfiteatro, así como de cicadáceas. También hay una parte dedicada a especies endémicas de Madeira que representan los diferentes niveles de vegetación, desde el litoral hasta las montañas. 

Por otra parte, hay colecciones de frutas tropicales y subtropicales, así como de plantas aromáticas y medicinales. 

Panorámicas de Funchal desde el Jardín Botánico de Madeira

Museo de Historia Natural

En el Museo de Historia Natural del Jardín Botánico de Madeira hay una exposición de fósiles, corales, minerales, plantas secas y prensadas y un banco de semillas.

El arte topiario

Otra parte del jardín botánico está dedicada al arte topiario. Es un placer recorrer los pequeños jardines de árboles tallados de formas originalísimas.

El anfiteatro del jardín botánico

La estrella del Jardín Botánico de Madeira es el anfiteatro por sus vistas panorámicas a espectaculares a Funchal y al Atlántico, y por sus magníficos mosaicos de plantas de colores colocadas con una simetría perfecta.

Tours Jardines de Madeira

Artículo sobre el Jardín Botánico de Madeira

Un paseo sensorial por el Jardín Botánico de Madeira