Levada Queimadas – Caldeirão Verde

En la Levada do Caldeirão Verde la caída es, en algunos momentos espectacular. A la izquierda podemos ver el estrecho camino, que es la levada en sí, por la que circula el agua. Foto de erik’s fotosite.

PR.9 – Levada do Caldeirão Verde

Distancia: 6,5 km (+6,5 km de regreso).
Duración: 5h30m.
Dificultad: media.
Altitud máxima: 980 m.
Altitud mínima: 890 m.
Inicio: Parque Florestal das Queimadas.
Final: Parque Florestal das Queimadas.

Itinerario: Parque Florestal das Queimadas – Caldeirão Verde (990 m.).

Una de las rutas más espectaculares de Madeira.

Cómo llegar

Hay que llegar a Santana por la vía rápida, y tras pasar Machico, dirigirse al Parque Forestal de la  Queimadas donde empieza el recorrido por el Bosque de laurisilva, junto a la acequia que recoge el agua de las montañas y sirve de canal de regadío. El recorrido continúa a lo largo de la explanada de la Levada do Caldeirão Verde que está a 990 m de altura en el Ayuntamiento de Santana.

También se puede ir de Santana hasta el Centro Hípico de Pico das Pedras, y de allí, tras dejar atrás las casas típicas de Santana, hay que seguir por un ancho camino, luego atravesar un pequeño arroyo por un puente, y luego, tras media hora, llegar a Queimadas, que es el punto de partida del que les hablamos antes.

La Levada do Caldeirão Verde es la segunda levada más visitada de la isla de Madeira y una de las más espectaculares. Es bastante llana y de poca difícultad. La levada es una auténtica obra de arte que fue construida en el siglo XVIII que discurre por montañas escarpadas y abruptas, las más altas de las isla de Madeira. Gracias a esta levada, se construyó una vía de penetración pedestre en el interior del profundo valle de Ribeira de Såo Jorge. Y hoy en día, los visitantes pueden disfrutar de espectaculares vistas de la orografía del interior de la isla y del recorrido por el Bosque de Laurisilva, que es de una extraordinaria belleza.

En el Parque Forestal de las Queimadas se encuentra la Casa de Abrigo das Queimadas, que posee las características de las típicas casas de Santana con su espectacular tejado de paja. Hay que destacar, entre otros árboles, los abundantes cedros, las hayas, los Cedros de Madeira y, sobre todo, los impresionantes ejemplares de Criptomerias gigantes, una conífera de gran altura.

Cerca del Parque das Queimadas hay una pequeña aldea, Achada do Marques, declarado Paisaje Protegido por sus pajares de piedra y sus terrazas agrícolas. El camino es ancho hasta que empieza a estrecharse e, incluso a veces sólo está el muro de la levada para caminar. En muchos tramos, las caídas son espectaculares, y hay hermosas vistas de la costa norte y de algunas aldeas. Pasarán también por algunas cascadas.

Tras pasar por 4 túneles excavados en la roca, un poco estrechos, se ve Caldeirão Verde a la izquierda de la levada. Unos minutos más tarde, hay un desvío por el que se sube a Caldeirão Verde. La levada continúa hacia Caldeirão do Inferno, pero hay que seguir, dejando el desvío a la derecha y subir el sendero hasta encontrar una gran cascada de unos 100 metros de altura. Para regresar, tienen que volver por el mismo camino.

Consejos: lleven un equipo adecuado y linterna para poder cruzar varios túneles estrechos y algunos bastante bajos con zonas encharcadas. Lleven también ropa de abrigo e impermeable y calzado cómodo.

[youtube width=”600″ height=”400″]http://www.youtube.com/watch?v=87-s5w4aQg4&feature=related[/youtube]