El tiempo en Madeira

Previsión metereológica para Funchal:

.

Pequeñas pistas sobre el clima en Madeira

La posición geográfica de Madeira y su orografía montañosa, dotan al archipiélago de un clima casi perfecto, con unas temperaturas medias muy suaves durante todo el año y una humedad moderada. Aunque el clima cambia mucho dependiendo del lugar de la isla donde se encuentre y del momento del día, por lo que se puede encontrar con sol y calor, lluvia o niebla si pasa por distintos lugares o en momentos diferentes. En realidad, en Madeira existen dos microclimas, en función de la altitud y de si se encuentra al norte o al sur de la isla. Hay pues un clima oceánico en el norte y mediterráneo en el sur, semiárido en Porto Santo y en las Islas desiertas, y desértico en las islas selvagens. La Bahía de Funchal tiene un clima muy bueno, ya que está expuesta al sol muchas horas al día, y está protegida por las montañas que la rodean. Ocurre lo mismo en la costa Oeste, en Ponta do Sol y Calheta que, aunque menos protegidas por las colinas de Paúl da Serra, disponen de una buena exposición al sol.

Hay que decir que también llueve en este paraíso, un poco más en la costa norte que en la sur, pero es algo que hace que la vegetación sea tan verde y el paisaje más bello. Además la lluvia es más frecuente durante las noches y nunca llueve demasiados días seguidos. Y lo mejor es que no existen variaciones térmicas durante el año. No hace ni mucho calor, ni mucho frío. Las temperaturas medias son de 24°C en verano (hasta octubre) (las mínimas son de 17°C) y de 17°C en invierno. Unas temperaturas ideales, como pueden ver.

Sin embargo, si durante sus vacaciones decide ir a la montaña, no olvide informarse sobre el tiempo que va a hacer, y lleve por si acaso alguna prenda de abrigo e impermeable por si hace mal tiempo, porque allí no está asegurado, aunque en Funchal en ese momento esté haciendo un sol de justicia.

En cuanto a los vientos, los que predominan son los Alisios, que son vientos del nordeste procedentes de la costa portuguesa y que bajan hacia el sur, y traen humedad y marejada a la costa norte; y por las mañanas, sobre todo, afectan al este de la isla. El viento del este ( el “leste”) procedente del desierto del Sahara, viene acompañado de unas temperaturas que alcanzan muchas veces los 33°C. Lo peor son los temporales que trae el viento del oeste, que afecta más al sur y al oeste.

Por otro lado, decir que el agua del mar es también muy templada, por influencia de la corriente del Golfo, con temperaturas medias en verano de 22°C y en invierno de 18°C. Desde luego, estas aguas invitan a darse un baño en cualquier momento del año.

En general, se puede decir que estamos ante un clima casi perfecto que hace del archipiélago, junto a la gran belleza de su paisaje, un destino turístico ideal.