Llegar en avión

Madeira, situada a 1000 km de Lisboa, se une con diferentes partes del mundo gracias a una enorme cantidad de vuelos diarios. Desde España, hay vuelos directos a Funchal desde varias ciudades: Madrid, Barcelona, Bilbao, Valencia, los aeropuertos canarios (Tenerife y las Palmas), Coruña, Vigo o Sevilla y desde las diferentes capitales europeas, como Londres, París, Dublín o Berlín.

Cuenta con un aeropuerto moderno situado en Santa Cruz, a 16 km de Funchal, que se considera una auténtica joya de ingeniería civil, de las más importantes obras del siglo XX. La primera pista se inauguró en 1964, pero no era muy grande -tenía 1600 metros-, pero se fue ampliando sucesivamente hasta llegar a los 2781 metros actuales, por lo que se ganó en seguridad y accesibilidad para aviones de gran envergadura. Y en el año 1995 se inauguró una nueva terminal.

También hay conexiones directas a países de América como Venezuela y con transbordo a Brasil, Argentina, a los que ha llegado un importante flujo de inmigrantes madeirenses. Y es que tanto desde Madeira y las Azores como el resto de Portugal han salido muchos inmigrantes; por ello hoy hay portugueses por todo el mundo, y un importante número en América Latina, Estados Unidos y las Islas Bermudas.

Hay un Eurobus que transfiere los pasajeros a Funchal, pasando antes por diferentes hoteles. Es gratuito.

El otro aeropuerto de Madeira está en la otra isla en Porto Santo. Fue inaugurado en 1960 y tenía una pista más pequeña que se fue ampliando a lo largo del tiempo; en 1995 se abrió una nueva terminal. Para ir a Funchal, antiguamente, se iba por vía marítima, pero actualmente hay vuelos que duran tan sólo unos 15 minutos. Y para llegar a Porto Santo desde Europa hay dos posibilidades: vuelos directos a la isla o vía el aeropuerto de Funchal.

o