Alquiler de coches en Madeira

Dado su carácter turístico e insular Madeira está acostumbrada a ofrecer el servicio de alquiler de vehículos. Todas las grandes compañías de alquiler de coches europeas están presentes en Madeira y algunas en Porto Santo. Teniendo en cuenta las buenas comunicaciones y la diversidad de paisajes y climas, es muy recomendable alquilar un coche si piensa en recorrer la isla. Existe el transporte público, pero los horarios y rutas no llegan a todos los sitios de interés. Alquilar un coche nos permitirá conocer completamente la isla y tener mucha libertad para detenernos donde y cuando queramos.

En cambio si su visita es corta y se limita a Funchal no le recomendamos alquilar un coche  ya que con el transporte urbano y las excursiones puede moverse.

La mayoría de los establecimientos de alquiler de coches de Madeira se encuentran en las cercanías del aeropuerto y en Funchal, sobre todo en la zona de los grandes hoteles turísticos.

Si desea consultar las tarifas para rentar autos, visite las páginas de los anunciantes que les presentamos para alquiler de coches en Madeira.

Reserva los coches de alquiler con antelación porque en vacaciones hay mucha demanda. Por otro lado un buen consejo a la hora de alquilar vehículo es pensar que al ser una isla montañosa no está de más elegir un coche algo más potente.

La isla de Madeira es más bien pequeña, por lo que es factible recorrerla en coche en poco tiempo. Si están una semana o más en Madeira, lo ideal es alquilar un coche, ya que esta opción le permitirá llegar a los lugares más alejados de la isla, ahorrar tiempo y parar en cualquier lugar cuando lo desee. Desde luego, el alquiler de un coche es la elección más práctica y la que le dará más libertad a la hora de recorrer la isla.

Las carreteras de Madeira

En Madeira la mayoría de las carreteras están asfaltadas y en buen estado, además de una vía rápida de dos carriles con túneles y puentes impresionantes que constituyen una auténtica obra de ingeniería. La circulación en coche por estos inmensos túneles y puentes permite una circulación rápida por la isla, atravesando montañas que antes tenían que ser contornadas por carreteras vertiginosas. Gracias a esta vía rápida pueden ir con sus coches a la costa sur en toda su extensión, con algunos accesos a la costa norte. Es cierto que circular en coche hacia el norte es más complicado que en el sur, ya que todavía hay zonas de montaña que se atraviesan por carreteras con curvas, eso sí, en muy buen estado.

Actualmente pueden optar por el alquiler y dirigirse con sus coches a las piscinas de Porto Moniz y a São Vicente, y otros lugares sin tener que pasar por carreteras situadas en las vertientes de los acantilados. Eso sí, estas antiguas carreteras siguen teniendo esos panoramas magníficos que no deberían perderse.

La ER101 fue la primera carretera asfaltada en la isla. Pueden recorrer la costa e ir en sus coches a la Península de São Lourenço y otros sitios con vistas panorámicas impresionantes. Desplácense en sus coches de Funchal a la costa noreste, al sur de Santana, por la ER103; a la punta más oriental de Madeira, cerca de Caniçal por la ER109.