Actividades en Madeira – Que hacer

La isla de Madeira y la de Porto Santo, son aún parajes muy desconocidos. Si bien sus monumentos, actividades culturales, fiestas y gastronomía son muy ricos, la naturaleza es el elemento principal del ocio y la aventura en Madeira. El turismo activo continua desarrollándose y la oferta de actividades se enriquece día a día, con propuestas que van desde los ya típicos descensos en los Carros de Cesto de Monte, la subida en Teléferico de Funchal o la visita a lugares top como Cabo Girão (Câmara de Lobos), Ponta de São Lourenço (Machico) el Bosque Laurisilva, o la cata de vinos en las históricas Bodegas Blandy.

A continuación les mostraremos las más importantes, imprescindibles y más populares para hacer. Antes de todo querríamos resaltar que hay opciones para todos los gustos, edades (con gran oferta para los niños) y condición física, por lo que no teman, podrán divertirse y hacer deporte sin sufrir percances no deseados.

A continuación un esbozo de todo lo que se puede hacer en Madeira.

Senderismo, trekking, montañismo.

La abrupta orografía de Madeira, no tanto la de Porto Santo, son una delicia para los caminantes. Es cierto que Madeira cuenta con algunos de los acantilados más altos de Europa. Es cierto que se pueden escalar, y que para ello hay que estar un poco loco. Pero no se preocupen los funiculares permiten una ascensión espectacular de manera segura y sin cansancio. Una vez en la meseta interior se abren mil sendas para recorrer, cada una con su nivel de dificultad y sus pequeños tesoros al final de una cañada, en lo alto de una colina, en el fondo de un bosque de Laurisilva.

Impresionante vista desde la Levada do Caldeirão Verde. Las levadas son traídas de aguas que permiten la irrigación de los campos de cultivo de Madeira. Sirven también como senderos.

Destacamos las levadas, canales construidos en las montañas y que permiten el riego de las terrazas fértiles de Madeira. Gracias a ella la producción de frutos tropicales aumentó y la población pudo alimentarse durante siglos. Hoy sirven de senderos espectaculares para introducirnos en el corazón de Madeira y contemplar parajes únicos.

Algunos de estos senderos nos llevarán a las antiguas viviendas de Madeira, las palhoças, hoy museos y referentes culturales.

Descenso de cañones. Canyoning

Los aficionados al descenso de cañones están de enhorabuena, puesto que Madeira es un archipiélago lleno de cañones de impresión. Los visitantes suelen ir a las zonas que hay dentro del triángulo Porto Moniz – Rabaçal y San Vicente donde se encuentran cascadas espectaculares. Eso sí, para llegar a muchas de ellas, hay que andar bastante. Hay varias empresas que se dedican a realizar este tipo de práctica.

Ciclismo de carretera y de montaña.

Los amantes de la bicicleta pueden disfrutar  en Madeira de algunas de las carreteras más pintorescas y menos recorridas de Europa. Numerosos circuitos y rutas pueden recorrerse tanto por el asfalto como por los senderos y levadas de toda la isla. Cada ciclista puede elegir tanto la duración como la dificultad de cada ruta, ya que las hay de todos los niveles.

En Madeira existen numerosas tiendas que alquilan bicicletas de todo tipo, con lo que no es necesario llevar la nuestra. !Una gran ventaja!

Paseos en barco.

La belleza del litoral y la fauna marina que se acerca a las islas hace que los circuitos en barco alrededor de Madeira sean otra actividad muy recomendable para hacer en nuestro viaje. En Funchal y las principales ciudades encontrará agencias y empresas que realizan tours en barco.

Piragüismo.

A pesar de que Madeira no tiene ríos ni lagos, el piragüismo se ha convertido en una de las actividades deportivas más populares. Sus aguas calmas permiten la práctica de este deporte durante buena parte del año. Además acontecimientos como la regata organizada por el Centro Treino Mar de Madeira, en agosto han incluido a Madeira dentro del calendario de eventos deportivos internacionales. La regata consiste en la circunnavegación de la isla.   Practicar este deporte permite una visión diferente y única de Madeira, contemplándola desde el mar, admirando sus geografías inmensas.

Surf, winsurf y kitesurf

El pequeño pueblecito de Jardim do Mar se ha convertido en uno de los lugares de culto de los surferos de todo el mundo. En sus costas encontramos algunas de las mejores olas de la isla.

Madeira ha entrado recientemente en el mundo del surf. Sus posibilidades han sido descubiertas y la isla se ha convertido en uno de los centros del surf de Europa. Con olas de hasta 8 metros y zonas más recogidas donde se puede aprender a surfear o practicar el windsuft y el kitesurf, Madeira es ideal tanto para los conocedores como para aquellos que quieren descubrir el placer de las tablas sin irse a Hawai. Varias competiciones internacionales se han celebrado en Madeira, entre ellas el campeonato del mundo de surf de la ISA.

Paul do Mar es reputado por sus olas, siendo el lugar más concurrido por los surfistas, que aprecian sus grandes olas tubulares.

Otros lugares recomedados son la pequeña playa de Ponta Pequena, que se encuentra entre Jardim do Mar y Paul do Mar, reputada por sus olas rectas. Para las olas huecas rápidas lo mejor es dirigirse a Lugar de Baixo en Ponta do Sol. Al norte de la isla, cerca de São Vicente se encuentra Porto da Cruz, el lugar ideal para quienes quieren empezar a surfear.

Varios clubs de surf ofrecen cursos para principiantes, por ejemplo el Clube Naval de São Vicente y el Surf Clube Madeira.

Golf.

Al abrigo del auge de este deporte entre algunos turistas, varios campos de golf han abierto sus instalaciones en Madeira. La abundancia de agua hace que no hayan sido tan nocivos ecológicamente como en el sur de Europa.

Los principales campos se encuentran en los alrededores de Funchal, cerca de Machico y de São Jorge.

Parapente

Sobrevolar los acantilados está al alcance de todos los “pájaros” de colores.

Madeira es un archipiélago con muchas posibilidades para los amantes del parapente, ya que hay paisajes extraordinarios de los que disfrutar y muchas zonas desde donde despegar.

Normalmente, la gente que practica este deporte, va a la Calheta, en la costa sur de Madeira, al oeste de Funchal. Concretamente a dos zonas: Achada de Santo Antão-Arco da Calheta y Prazeres, al lado del hotel Atlântico.

La desventaja es que hay pocos lugares para aterrizar, aunque siempre nos quedará el mar como última pista plana y fresca!!   Las personas que no dominen esta práctica pueden igualmente volar gracias a instructores avezados que les llevarán en parapentes dobles. Por lo tanto, esta actividad está al alcance de todos, mientras no suframos de vértigo, evidentemente.

Submarinismo y Buceo.

En las playas de Madeira se puede realizar submarinismo, y visitar lugares donde hay navíos hundidos o ir a la ineludible Reserva Natural del Garajau. La Reserva natural es un Parque Natural marino donde numerosas especies de peces y mamíferos marinos residen todo el año o durante las migraciones. Las ballenas son los visitantes más grandes de Madeira, y contemplarlos, siempre bajo el control de las autoridades competentes, es un privilegio.

Situada cerca de Caniço al este de Funchal, entre la capital y el aeropuerto, debería ser un lugar de visita obligada, tanto para los submarinistas como para todos los apasionados por el mar. La fauna marina que atraviesa o habita las aguas de Madeira es espectacular.

Numerosas especies de ballenas pueden verse, desde los inmensos cachalotes y la ballena azul, hasta los pequeños “calderones”, pasando por la ballena de Bryde, el calderón tropical, el rorcual aliblanco, la ballena jorobada, la orca y la orca negra e incluso la ballena franca glacial. Los delfines también son muy comunes y tienen a bien acompañar a los barcos, saltando y jugando en torno a ellos. Entre sus representantes el delfín mular, el delfín pintado, el delfín común y el delfín listado. Además de los mamíferos marinos la diversidad de peces y aves es muy grande.

Pesca de altura.

Como en el caso de las Islas Bermudas, Madeira cuenta con una buena tradición de pesca deportiva. Gracias a que Madeira se encuentra en plena ruta de migración, sus cálidas aguas son perfectas para la pesca de peces espada, atunes y agujas azules. La temporada de pesca de los atunes va de marzo a junio y la de la aguja de mayo a octubre.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=WKd7H0wUjFE[/youtube]

Carros de cesto.   Los carinhos de cesto o cestinho son una especie de trineos de mimbre y madera que, dirigidos por dos intrépidos pilotos que nos llevan desde las alturas de Funchal, hasta el puerto de la capital. Muy turístico y pintoresco no deja de ser espectacular.